INGESCO ofrece soluciones integrales contra el rayo. Desde la investigación y el desarrollo de productos, la instalación, mantenimiento y certificación de sistemas.

Nos adaptamos a todo tipo de estructuras, ubicaciones y actividades. Desde particulares a grandes instalaciones.

Sus estructuras soportan un gran número de incidencias de rayos. Minimizar sus efectos es la clave para mantener el servicio.
Las zonas abiertas en las que asiste un gran número de público necesitan sistemas de seguridad específicos para evitar incidentes.
La protección de estructuras metálicas elevadas es básica para evitar pérdidas en el suministro de servicios.
En instalaciones de alto riesgo se deben seguir estrictas normas de seguridad para evitar graves consecuencias en el entorno.
Estos edificios deben estar preparados por los posibles efectos del rayo y proteger a las personas.
Sus estructuras metálicas las hacen propensas al rayo. Su impacto puede generar un problema de seguridad para la población.
La protección contra el rayo es vital para garantizar la seguridad de las personas y evitar alteraciones del servicio.
Es necesario protegerlas dada su vulnerabilidad ante un rayo y en los desperfectos que pueden causar en sus sistemas y en el suministro de energía.
La protección de las personas, la maquinaria o productos inflamables es indispensable en este sector.
La seguridad es esencial para proteger a las personas que se concentran en macroestructuras con gran capacidad de aforo.