Es necesario protegerlas dada su vulnerabilidad ante un rayo y en los desperfectos que pueden causar en sus sistemas y en el suministro de energía.

Miramos al futuro junto a nuestros clientes. Ofrecemos protección contra el rayo para las instalaciones de energías renovables.

Las plantas fotovoltaicas están formadas por la unión de numerosos paneles, soportados sobre grandes estructuras metálicas, ubicadas en zonas abiertas y normalmente muy expuestas a las perturbaciones electroestáticas producidas por los rayos. Son grandes superficies de captura con un elevado índice de descargas que precisan de protección específica dada su ubicación en zonas aisladas y son equipos que conllevan un alto coste de instalación e implantación, por lo que su vida útil debe medirse a largo plazo. Por ello, y por motivos de normativa y de seguridad, en todo proyecto de diseño de una planta fotovoltaica, es imprescindible contemplar un sistema integral de protección contra el rayo y las sobretensiones.

INGESCO ha desarrollado proyectos de protección en plantas fotovoltaicas en territorio español e internacional. Utilizando sistemas de protección externa e interna para asegurar la protección de toda la instalación.

Protección externa contra el rayo

Un sistema de protección externa contra el rayo está formado por dispositivos de captación, derivación y puesta a tierra.

La protección externa debe dar cobertura a las placas fotovoltaicas, a las estructuras, a las edificaciones, y a cualquier elemento, equipo o persona, situado en el exterior y susceptible a los impactos directos de los rayos.

El número y modelo de pararrayos adecuado para la protección de una instalación fotovoltaica, se determina a partir del cálculo del nivel de protección, según el análisis de riesgo publicado en el Anexo A UNE 21186:2011 / IEC 62305-2.

La protección externa puede realizarse mediante pararrayos INGESCO PDC o puntas simples.

Protección interna contra el rayo

Las sobretensiones transitorias que aparecen en las instalaciones de las plantas fotovoltaicas, son producidas por diferentes fenómenos y pueden ser:

  • Debidas a impactos directos de rayo sobre el sistema de protección externa.
  • Debidas a impactos directos y a sus corrientes inducidas y distribuidas en la red eléctrica.
  • Transmitidas desde la red de distribución eléctrica y ser de origen atmosférico o por conmutaciones en las líneas.
  • Causadas por las variaciones de campo eléctrico como consecuencia de los rayos.

En un sistema fotovoltaico, el núcleo principal es el inversor, por lo que la protección contra rayos y sobretensiones deberá estar focalizada en dicho equipo. Para conseguir una correcta protección del inversor, se debe instalar supresores SPDs tanto en el lado de DC como en el lado de AC. Dichos protectores deberán estar acordes con la norma UNE EN 61643-11 Parte 11: (Dispositivos de protección contra sobretensiones transitorias conectados a sistemas eléctricos de baja tensión. Requisitos y métodos de ensayo), y ser instalados según la especificación técnica CLC/TS 50539-12:2010: (Low-voltage surge protective devices - Surge protective devices for specific application including d.c. Part 12 Selection and application principles - SPDs connected to photovoltaic installations).

Cada vez más, las pérdidas en el servicio afectan a un mayor número de clientes. En este sentido, innovamos en sistemas de protección contra el rayo para garantizar la seguridad de las plantas fotovoltaicas.

Ver documento: Protección contra el rayo en plantas fotovoltaicas

Necesitan protección porque
  • Gran superficie de captura, estructuras metálicas que favorecen la atracción del rayo.
  • Ubicación en zonas aisladas.
  • Indice elevado de descargas.
  • Daños en equipos altamente sensibles. Puede producir pérdidas en el servicio.
  • Disponer de protección puede ser condición indispensable para las compañías aseguradoras para cubrir los gastos de un siniestro, o puede reducir el precio de la póliza.