Sus estructuras metálicas las hacen propensas al rayo. Su impacto puede generar un problema de seguridad para la población.

Prevenimos los efectos del rayo en un sector sin margen de error. Las petroleras y gasísticas nos exigen el máximo para evitar incidentes.

Nuestro objetivo principal es garantizar la seguridad de las personas y del entorno. Ingesco protege las actividades en las que se utilizan materiales altamente inflamables para evitar incidentes que podrían desembocar en graves consecuencias como la contaminación.

Las estructuras metálicas sobre las que se sustentan las compañías petroleras y de gas favorecen a la atracción del rayo. Esto supone un riesgo añadido para unos equipos que suministran servicios a la población.

Necesitan protección porque
  • Gran superficie de captura y estructura de las naves en su mayoría metálica, que favorecen la atracción del rayo.
  • Problemas en la producción si los equipos, máquinas, etc.. han sido dañados por un rayo o sus efectos (sobretensiones). Puede producir pérdidas en el servicio.
  • Actividades o almacenamiento de materiales inflamables. Graves consecuencias para el entorno (contaminación, daños medioambientales, etc...)
  • Protección de personas (trabajadores). (Ley de Prevención de Riesgos Laborales).
  • Obligatoriedad por normativa y a su vez puede ser exigido por compañías aseguradoras.